¿Cómo diseñar un mostrador impactante?

¿Cuántas veces te ha pasado que vas por la calle pensando en tus cosas y de repente, el mostrador de una tienda te llama la atención? Cada día pasamos por delante de muchas tiendas, pero no todas consiguen captar nuestro interés. ¿Por qué algunas sí lo hacen?

Solo los mostradores, escaparates o vitrinas que destacan por su originalidad y creatividad hacen que nos paremos a mirar los objetos expuestos, e incluso que acabemos entrando en la tienda.

Cuando eso pasa, es porque algo ha conectado con nuestra mente, nuestros ojos y nuestras emociones. Y el mérito lo tiene el diseñador de la tienda, también conocido como “display designer”.

Estamos rodeados de tiendas, anuncios e imágenes por todas partes, pero tan solo un pequeño porcentaje consiguen que le prestemos atención. Por eso cada vez es más importante la figura de un profesional especializado en la creación de mostradores atractivos y persuasivos.

Por supuesto, la creatividad es fundamental pero no es el único elemento a tener en cuenta.

Tal y como explica Lisardo Mendo, profesor de visual merchandising en LCI Barcelona, un diseñador de estos debe estar al día de modas y tendencias; tener muchos conocimientos de estilismo. También debe conocer muy bien todas las formas, texturas y materiales, por ejemplo cartones o plásticos sobre todo cuando se trata de diseñar escaparates para tiendas de productos de consumo.

Otro factor importante al que no se suele prestar suficiente atención es la iluminación. Sin embargo, Mendo asegura que: “El 60% del éxito o el fracaso de un escaparate depende de ello”.

El proceso para diseñar se empieza por el “briefing” que la tienda o empresa presenta al diseñador: en este informe se detallan las ideas de partida, el concepto y los productos que deben mostrarse.

El display designer amplia este documento con nuevas ideas y propuestas; a continuación, empieza una fase de investigación en que el diseñador debe informarse sobre la tienda, la marca y el producto que se va a exponer. Luego generar ideas que vayan de acuerdo con la línea y estrategia de venta. Finalmente, elegir cuidadosamente los materiales que se utilizarán para dichas piezas.

Para el profesor de escaparatismo de LCI Barcelona, lo que hace diferente un escaparate es el riesgo y la innovación. “Hay que ser atrevidos, es un error seguir la tendencia general porque la gracia es sorprender”, aconseja Mendo.

Fuente: La Vanguardia
COMPARTIR